26 de julio de 2009

Diatriba de amor contra un filosofo sentado

Albano algunas palabras tiene la magia de recuperar fragmentos queya estan medio perdidos de nuestro pasadfo.Sospecho que ni te acordas que trbajamos algunos años mi texto Diatribes da amor contra un filosofo sentado Tu inconciente no lo olvido y por alguna razon me lo devolviste al presente.Asisti la primera version de la pies en Buenos Aires por los años 85 o 86 y vi una segunda version ,conm la misma actris en los años 90 la dioreccion y la puesta eran otras.Es una de las hobras ,como la de lorca (asi que pasen cinco años y Caligula de camus , que me marcaron constitutivamente Son parte de la narativa fundante de mi imaginario inevitable

La primera vez que la vi me fui totalmente de las intenciones de Garcia marquez De repente fue una alegori fantastica de mi casamiento burgues con el Derecho y de mi intima necesidad de .a pesar de seguir amandolo, decirle adios al Derecho que quisieron imponerme ,ede un modo excesivamente autoritario Gioja , Vernengo y otras arrogancias filosopficas del mundillo filoprepotente de la facultad de derecho de la Universidad de Buenos Aires

García Márquez comentaba que si ésta no fuera una obra de teatro sería un ensayo sobre la desgracia de la felicidad. Aclaremos, de la felicidad burguesa, por eso de querer todo lo material.

Si bien la historia transcurre en 1978, en una década de cambios. los cambios que se suceden en otras sociedades no aparecen en ese ambiente. Allí el hombre desvaloriza a la mujer y se muestra muy macho. Esta señora caribeña toma conciencia de su situación de una manera lenta y en soledad. No es una argentina que ha pasado por el psicoanálisis.
En esa sociedad, el casado puede tener las amantes que quiera, pero si pide el divorcio lo dejan pelado. A ella no le importó tanto que tuviera mujeres; sufre, en cambio, por una amante fija.Yo me identifique con la protagonista que desenvuelve un unipersonal que rompe la cuarta pared y nos propvoca a todos lo que asitimos su desespero sacado para afuera por primera vez Mi identifique en su apasionamiento libertario y en la indiferencia de un racionalismo que continua inperturbablemente sentado y en un silencio que trata de aniquilarte.

Esta es una pareja peculiar. Ese hombre sentado, en apariencia pasivo, ejerció su dominio a distancia. Es cierto que es infiel, y como todo infiel, celoso, pero eso no impidió que le permitiera a ella tomar decisiones. De todos modos, la mujer se descubre como muy audaz y dueña de un gran coraje.

García Márquez la describe como poseedora de ese “dominio fácil” característico de quien está más allá de la desesperación. Y es que esa madrugada ella va a llevar a cabo una acción que parece extraída del realismo mágico. Eso de “meter candela” a alguien resulta inverosímil, pero no en la situación en que se encuentra la mujer.

La mayoría de las parejas están ligadas antes por el rencor o el deseo de dominar que por el amor, un poco a la manera de la película (y la novela) La guerra de los Roses. El matrimonio de Diatriba... no ha llegado a ese punto. El hombre permanece indiferente y ella muestra un apasionamiento libertario

Este espectáculo no es una obra psicologista, aunque se puedan perfilar caracteres. Esa falta de “psicologismo” es una dificultad al momento de dirigir. Diatriba... es ante todo una propuesta narrativa que devela aspectos de una realidad nunca dicha y que ofrece la posibilidad de trabajarla de modo brechtiano. Cuando la mujer se dirige al público reflexionando, derrumba la cuarta pared

Un texto -expresamente creado para su representación teatral- en el que Gabriel García Márquez construye un entramado de hechos y acontecimientos que van prefigurando la compleja vivencia amorosa de Graciela. Una mujer propia del trópico que a base de soliloquios, descorre los velos de sus conflictos internos. Se trata de un monólogo de carácter amoroso, social, apasionado y reivindicativo: una cantaleta, como el mismo García Márquez lo llama, al definir estas alocuciones.

La acción se desarrolla cuando amanece el día del aniversario de las bodas de Seda de Graciela, y se ella se prepara para la celebración mientras él, su marido, (menor que ella) lee el periódico de ayer completamente ajeno a la exposición detallada del desencanto amoroso que su esposa va relatando, para justificar la frustración y la soledad que le han dejado en la memoria los últimos 12 años de matrimonio.
Diatriba: Discurso o escrito violento e injurioso contra alguien o algo es la definición que aporta el diccionario.
Graciela Jaraíz de la Vera y Jackie Tyrrell, su marido. son en principio los dos personajes de la obra Este último cumple un rol "extraño". Si bien es el destinatario de la diatri
ba, el mismo título lo incluye en la puesta y en escena asume una actitud algo indiferente y otro poco dócil como el libro exige, su presencia es perturbadora: no dice absolutamente nada. El hombre aparece desde el comienzo, se sienta en un solitario y apartado sillón, lee el diario y sólo por momentos levanta la vista para mirar a su mujer.

La obra transcurre en Cartagena de Indias. Ella es hija de una lavandera, pero logró ascender socialmente y o
btuvo cuatro doctorados para estar "a la altura de él"; ahora le echa en cara los años de frustración a su marido: un marqués de una familia enriquecida con el esclavismo. "Nada se parece tanto al infierno como un matrimonio feliz", son las primeras palabras de Graciela, quien a punto de celebrar las bodas de plata de su enlace, hace explotar sus sentimientos ante la falta de amor en la pareja.Metaforas delicadas que me recuerdan a las de algunas poesias de Andrea ("chaparrón de años") y climas propios del realismo mágico.

El texto está lleno de imágenes y leerlo daría más tiempo para imaginarlas, recrearlas, disfrutarlas. El relato es rico en figuras retóricas


Por suerte Albano conseguimos hacer algunas diatribas Usamos esta plabra y abusamos de ella en su doble sentido De eso no nos podemos quejar Lo que no entendimos es esa primera frace de la proptagonista ,en el sentido que un matgrimonio feliz se parece bastante al infierno Buscamos amores felices y no supimos, no tuvimos competencia para impregnarle la suficiente dosis de locura Fuimos loucos, pero realizamos una locura inadecuada para que el amor nos embriague Tengo la suificiente locura pera imaginar que no es tarde
El cafe surrealista de santa Maria se llamó de carne somos Creo que nunca entendimos plenamente ese designio y por muchos momentos abandanamos a diatribe para colocarnos en el lugar del filosofo sentado ,indiferente a la sensibilidd magica dle mundo Claor que por intervalos nos levantamos pero ,lamentblemete nos volvimos a sentar. Me parece que ahora estabamos sentados y nos comenzamos a levantar buscndo la metamoprfosis en Graciele en Andrea o en algunas de la sotras mujeres que nos dejaron despues de bellas diatribes qu en el momento nos indignaron







0 comentarios: