9 de enero de 2009

Cafes filosoficos: Derecho arte e vida



El Café, Derecho, Arte y Vida será un espacio de dialogo y encuentros que se realizarán en algún punto de Buenos Aires e do Brasil, una vez a cada mes,aproximadamente , y que tendrán como objetivo construir un archipiélago de reflexiones a partir de la pluralidad de opiniones e ideas.

Esta iniciativa, en el continente, nació en Brasil en las ciudades de Rio de Janeiro y Florianópolis, y llega a Buenos Aires con el especial interés en profundizar la relación Argentina Brasil.
Los cafés filosóficos son una modalidad de dialogo comunitario que resurgió en Paris en los años 90 y viene desde entonces tomando una interesante consistencia como una modalidad menor de las universidades populares o abiertas como la que actualmente presenta el francés Michell Onfray en la ciudad de Caen.

Esos cafés funcionan generalmente en cafés que ya existen, donde los propietarios seden el espacio a cambio del consumo de lo que es ofrecido en la carta. Algunos funcionan regularmente en el mismo café, otros van cambiando de sitios. En algunos cafés,Poden funcionar en espacios semejantes como Ateliers de pintura Escuelas de danza Institutos,casas ,etc.Los temas se eligen unas horas antes del comienzo de los encuentros, que duran mas o menos dos horas. Otros cafés prefieren pactar anticipadamente el tema a ser animado. Es recomendable respetar las preferencias de cada grupo de participantes.

En el segundo momento, los cafés de Brasil y Argentina tendrán, un blog que nos dará una identidad virtual. Por los cuales sabremos donde y cuando se hará un nuevo encuentro, además de poder acceder a los resúmenes e opiniones surgidos de los encuentros pasados.

Las charlas tratarán de los más diversos temas, tal como es la propuesta del café filosófico –temas desde el arte, el derecho, la filosofía. La idea inicial es traer personalidades de los dos países, para estimular el dialogo entre ambas culturas populares.

Los encuentros podrán ser realizados a través de una variada gama de actividades, y el invitado funcionará como disparador de ideas en el espacio carnavalizado de las discusiones.

Los contenidos serán aquellos que unen los dos países, entre otros que surgirán tras la dinámica del propio grupo. Brasileras y argentinos, argentinas y brasileros compartiendo espacios y momentos. Un dialogo entre pueblos, entre personas interesadas en conocer el otro.

El placer de oír
El café filosófico no tiene nada en común a una clase o conferencia dominada por una voz univoca. Se tratara de una propuesta que pasa lejos de un aprender pasivo, ese oír individual, sin dialogo ni digestiones. Participar de algo parecido a un café filosófico es estar disponible al placer de escuchar a los otros y de exponer sin discriminaciones alguna; todo puede ser dicho e puesto, sin climas de angustia existencial, ni necesidad de pertenencia a un grupo que revele hábitos de adhesiones tribales. Ideas que convocan a la simplicidad de decir y escuchar sin las arrogancias, que por veces, trasmiten los que se titulan filósofos o tienen la “patente universitaria”.

Generalmente el conductor de los debates es llamado animador y un mismo grupo puede tener algunos miembros co- animadores que circulen por los diferentes locales. Los animadores no precisan ser especialista en la filosofía ni ser reconocido como autoridad de algunas verdades.

Los cafes son abiertos a cualquer persona, hay pocas retricciones, solamente se requiere ser sensible y tener el deseo de recuperar su sensibilidad y su animalidad. Ser anti Republicano en el sentido platonico y republicano en el sentido de no ser fascista.

Un café puede ofrecer talleres de pintura, danza o teatro, lo cual el grupo proponga como posibilidad de redescubierta de su cuerpo, de su sensibilidad o de resolucion exsitencial . Modos y formas de crecimiento en comunidad, de dialogo. El metodo de la animación es muy simple; dejar que cada uno exprese a la luz de sus propios pensamientos y sentimientos, sin censuras, dispensando las imposiciones, las verdades de los otros, de no admitir que una autoridad exterior se imponga e intente manipular nuestro interior. Unicamente el acuerdo intimo de uno con uno mismo tendrá valor.

El unico que se impone, es uno por uno mismo, y el desprecio de aquellos que participan apostando por las univocidades de pensamientos. La universidad de ideas, como imperio del pensamiento unico, deja su lugar a la multiversidad , al plural de vozes que intentan convivir sin desafinar demasiado.El lugar en donde todos terminan aprendiendo que filosofar es aprender a escuchar .

El papel del animador no es de dar una charla o un curso, aunque el grupo pueda optar por realizar algún tipo de modalidad que lo permita, de acuerdo al tema o la presencia de algunos participantes especialmente invitados.
Los invitados, que desde el lugar de la animación proporcionará una información preliminar en que el grupo desconoce, este nunca será igual a las modalidades universitarias, pues el clima dialógico y carnavalizado marcará las diferencias. A lo sumo será como que el animador propiciará mas pistas que las habituales.

El animador de cualquiera de las modalidades dialogicas ,tiene que tener claro que él está para permitir la practica del ejercicio de la libertad, y ayudar a probar que la filosofía es vida, que la filosofía de la vida no puede estar encorsetada en el mundo de las fantasías idealistas, de las ideas sin sangre, sin romances autobiográficos.

1 comentarios:

Aluizio Amorim dijo...

Salve, Warat!
Quando o café filosófico pintar por aqui, me avisa.
Abração do
Aluízio Amorim
http://aluizioamorim.blogspot.com