11 de octubre de 2010

Extractos

Surrealismo y conocimiento
Por Luis Alberto Warat



El surrealismo, como una comprensión carnavalizada del mundo, reintroduciría el valor de las ilusiones y metáforas desterradas por la hiper realidad de la posmodernidad. Es lo surreal contestando a lo hiper real, esto es, un mundo donde lo fantástico es solo una copia dorada de nuestro universo cotidiano. Lo surreal, por lo contrario, es siempre una fantasía trascendente, una fantasía que permite realizar nuestras utopías interiores.

Lo fantástico surrealista constituye eróticamente la realidad para transformar nuestra vida en una obra de arte. Los surrealistas no están fundamentalmente preocupados por la transformación del arte en acción o acontecimiento. Su principal objetivo es el de proporcionar un sentido poético a la vida cotidiana.

La fusión surrealista entre el arte y la vida revela una preocupación por la vida y no una estrategia de revitalización del arte. Juntando al arte con la vida los surrealistas intentan enriquecer nuestras emociones y no la poesía. En ese sentido se encamina mi propuesta de la poesía con la intención de enriquecer poéticamente la vida de los alumnos.

A mi manera de ver, el surrealismo sirve a los procesos de afirmación de la autonomía, introduciendo una concepción de la razón que amplía, eróticamente, sus horizontes.En el surrealismo los conceptos pierden su estatuto de abstracción y las representaciones, su estatuto imaginario. Los acontecimientos hacen vibrar a la razón. El concepto deja de ser globalizante en sí mismo, su significación varía en función de sus relaciones con la vida. Se trata de una razón aireada, expuesta al aire libre del mundo y de la acción comunicativa.

La razón surrealista no busca la producción de textos, en cuyo interior los sentidos se organicen, para provocar una construcción coherente y cerrada en si misma, una construcción que deja la impresión de que todo estará siempre bajo control. La razón surrealista no acepta que los sentidos residan en el interior de los textos. Para los surrealistas, los sentidos dependen también de la moral y de las pasiones. Ellos no pueden depender solo de una conceptualización instrumental. No podemos comprender la vida a través de conceptos insensibles.


continúa...


(*) Extraído de “Manifestos para uma Ecología do Desejo”, Editora Acadêmica Brasil 1990 – Proximamente editado em Buenos Aires en version em Español

.

2 comentarios:

Gustavo Guerra dijo...

Warat, que saudades!
Vc esta bem?
Quando é seu aniversário?
Beso do Gordo!!!

Luis Alberto Warat dijo...

Ola! o ultimo fin de semana de octubro facemos un encontro teórico afectivo en Bua y e meu aniversario. Estás convidado, Bj!