19 de mayo de 2010

Alteridad

Alteridad, componente fundante de una educación ciudadana

I Parte


Por: Abraham Magendzo K.



A MANERA DE PRESENTACIÓN



Asistí en el día de ayer 6 de Enero de 2004 a la presentación que la Unidad de Curriculum y Evaluación del Ministerio de Educación hiciera del estudio de Educación Cívica y el Ejercicio de la Ciudadanía coordinado por el IEA (The International Association for the Evaluation of Educational Achievement). No es mi intención en esta presentación analizar los interesantes y un tanto alarmantes resultados del estudio. Sólo decir que se ha constatado que el camino que debemos recorrer en la formación ciudadano es largo y será parte importante de las políticas públicas de este año, tal como lo hizo notar el Ministro de Educación.

Me propongo, sin embargo, hacer una reflexión acotada con relación al respeto a la alteridad, que es una actitud básica- si bien no única - en la formación ciudadana En otras palabras, la tesis que sostengo es que la relación de alteridad es condición necesaria y fundante de la vigencia de los derechos humanos y en consecuencia de la formación ciudadana.

La relación de alteridad refiere a la capacidad ética de reconocer al OTRO (incluye a la OTRA) como un legítimo otro. El interrogante es ¿quién es ese Otro?.

En términos de Hans Georg Gadamer el filósofo de la hermenéutica moderna, el conocimiento del Otro remite al Otro no como “instrumento”,como alguien que se pueda utilizar con fines propios, que pueda hacerse visible o invisibilizarse arbitrariamente:. El Otro tampoco es el “analogón”, al que se considera como distinto pero siempre con referencia a mí mismo, un reflejo de mí mismo.

Para Gadamer el conocimiento del Otro es el de “apertura”, cuando uno se deja hablar por el Otro. Implica “el reconocimiento que puedo estar dispuesto a dejar valer en mi algo contra mí, aunque no haya ningún otro que lo vaya hacer valer contra mi”[1].

Emmanuel Levinas, que pudiera ser considerado el filósofo por excelencia de la alteridad, nace en Lituania en el año 1905 en el seno de una familia judía practicante de la religión, muere en Paris Francia el año 1995. Su experiencia personal, sufrimientos y penurias que tuvo que vivir durante la segunda guerra, lo hacen pensar en la ética de la atención como centro de su pensamiento.

La ética para Levinas está más allá del Ser. Se podría decir que después de Auschwitz su preocupación no podía quedar remitida a los “modos de ser “, “a la comprensión del ser” sino la pregunta es referida a la ética, es decir a la relación del ser con el Otro, con la responsabilidad con el Otro, en el encuentro con el Otro.

La ética para Levinas no es lo que se refiere comúnmente como moralidad o un código de comportamiento. Para Levinas ética es una llamada a cuestionar el “IGUAL” desde el OTRO. A ser responsable del Otro. Entiendo, dice Levinas “la responsabilidad como responsabilidad para con el Otro, como responsabilidad con el otro, así pues, como responsabilidad para lo que no es asunto mío o que incluso no me concierne; o que precisamente me concierne, es abordado por mí como rostro”[2]

Para Levinas ser hombre significa no ser, vivir humanamente comunica desvivirse por el otro. Inclusive sostiene que la responsabilidad llega al nivel de ser responsable de la responsabilidad del otro, me incumbe. . . “. El Otro no es próximo a mi simplemente en el espacio, o allegado como un pariente, sino que se aproxima esencialmente a mi en tanto yo me siento –en tanto yo soy- responsable de él “3.

Por lo general, existe una responsabilidad intencionada, una aproximación al Otro porque me es conocido, por que espero una reciprocidad. A veces soy responsable del Otro por un sentimiento de culpa, por que debo tranquilizar mi conciencia. Levinas sostendrá: “Yo soy responsable del otro sin esperar la recíproca, aunque ello me cueste la vida”A reglón seguido trae una frase de Dostoievski: “Todos nosotros somos culpables de todo y de todos ante todos y yo más que los otros” 4

La tendencia generalizada ha sido a reducir al Otro a lo mismo, o utilizarlo con ciertos fines o propósitos en muchos casos en desconocimiento del Otro u ocultando las verdaderas intenciones de la relación.

Para Levinas la adaptación del Otro a lo Mismo no se obtiene sin violencia”5 , es reducir lo múltiple a la totalidad. Podría decirse que reducir al Otro a mí mismo es no sólo violencia sino que dominación, es ejercer sobre el Otro un poder indebido y arbitrario es en definitiva, aniquilar la diversidad subsumiéndola a la homogeneidad.

Levinas recurre a menudo a las fuentes bíblicas y talmúdicas.6 Para afirmar algunos de sus argumentos. En este caso trae la cita de Hillel el anciano 7que decía : “ Si yo no soy para mí mismo, ¿quién soy ‘y cuando soy para mi mismo , ¿ qué soy , que valgo Lo que Hillel quiso decir es si yo no respondo por mí, no soy responsable de mí, no me asumo, ¿quién lo hará por mí?. Pero, a párrafo seguido dirá.: pero si yo soy sólo responsable de mi, respondo sólo de mi, ¿cuál es el sentido de mi existencia?; ¿puedo ser todavía yo?

Levinas identifica al Otro con el “Rostro”.. El Rostro (visage), no se ve, se escucha. El rostro no es la cara. , es la huella del Otro. El Rostro no remite a nada, es la “presencia viva” del Otro, pura significación y significación sin contexto. Por lo general el sentido de algo depende en su relación de otra cosa. Aquí, por el contrario el Rostro es él solo sentido. Tú eres tú,. Por esta razón el Rostro no se ve, se oye, se lee.

El Rostro es la palabra del o de la que no posee voz, la palabra del huérfano, de la viuda, del extranjero. El rostro es un imperativo ético que dice: “¡No matarás!”. El “No mataras” es la primera palabra del Rostro. Es una orden. Hay en la aparición del Rostro un mandamiento, como si un amo me hablase. Sin embargo, al mismo tiempo, el Rostro del Otro está desprotegido; es el pobre por el que yo puedo todo y a quien todo le debo.” 8.

Continúa...



[1] Hans –Georg gadamer,El círculo hermenéutico y el problema de los prejuicios, Teoría, Universidad de
Chile,1976
[2] Emmanuel Levinas , Etica e infinito Graficas Rógar, S. A Madrid –España ,Segunda Edición ,2000 página 78



----------------------------------------------------
Abraham Magendzo K.,

Coordinador Cátedra UNESCO en Educación en Derechos Humanos, de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano; Investigador educacional del Programa Interdisciplinario de investigación en Educación (PIIE) y de la Fundación Ideas. Miembro integrante de la Unidad de Curriculum y Evaluación-Ministerio de Educación Chile.


.

1 comentarios:

tagskie dijo...

hi.. just dropping by here... have a nice day! http://kantahanan.blogspot.com/