25 de diciembre de 2009

Ciudades sensibles II

Cuestiones (abiertas) sobre ciudades sensibles


- 2da. entrega -



Por Leopoldo Fidyka


Un punto central en la construcción de las ciudades sensibles tiene que ver con la alteridad, la ciudadanía y la cultura democrática.

El fomento de la cultura ciudadana, resulta fundamental, es aquella que surge del ejercicio del operar de la existencia colectiva, de existir con otros, de convivir, de participar con sentidos, del hacerse parte del espacio publico.

Fabio Quetglas, a propósito de la cuestión urbana nos plantea: “el que no tiene afuera es un preso, el que no tiene adentro es un mendigo”[3].
La cuestión de la cultura ciudadana es compleja, profunda y requiere ser revisada con urgencia para el bien del conjunto, y si bien la responsabilidad es de todos, el Estado debe tener un rol protagónico en la materia.

Los instrumentos internacionales de derechos humanos y las nuevas constituciones democráticas aparecen como una oportunidad para la consolidación de este derrotero, configurando una cartografia orientadora de valor.

Las reformas constitucionales en la Argentina, la nueva constitución del Brasil y especialmente la Ley 10257, "Estatuto de la Ciudad" constituyen claros ejemplos.

La ciudad sensible se inserta en un escenario marcado por la incertidumbre que nos rodea. Requiere ser construidas con ideas sensibles, personas sensibles, políticas sensibles y claro está con políticos sensibles.



Les dejo algunos desordenados puntos de partida para su promoción:


« Sin duda se realiza no “para” la gente, sin “con” la gente. Yendo hacia lo nuevo por caminos nuevos, a través de espacios de encuentro y diálogo.

« A través de la multisectorialidad, es decir por medio de la integración de los diferentes sectores y actores de la ciudad en los procesos de diagnóstico, planificación, ejecución y toma de decisiones. Facilitando la generación de visiones compartidas.

« Comprendiendo la idea de red o gobierno multinivel, horizontal y vertical.

« Poniendo un fuerte énfasis en la educación, formal y no formal, popular. Impulsando propuestas educativas, culturales y artísticas hacia la sensibilidad.

« Procurando apoyo político, favoreciendo complicidades, apoyos y alianzas estratégicas.

« Afrontando los desafíos de la diversidad, y viendo a las diferencias y a los conflictos como algo necesario, para ello son fundamentales adoptar nuevas prácticas de mediación comunitaria.

« Incorporando a la sensibilidad en la agenda de gobierno.

« Consolidando una estructura o espacio promotor y plan estratégico concertado en clave sensible.

« Realizando un mapa de activos o fortalezas de la ciudad, identificar desigualdades y carencias en materia de sensibilidad urbana.

« Generando escuelas moleculares de sensibilidad urbana.


Una ciudad sensible, es un escenario donde se concretan los derechos humanos y no reniega de preguntas obvias y olvidadas que paradójicamente aún hoy no tienen respuesta:

¿Cómo vivir mejor?;
¿Cómo terminar con la desigualdad?:
¿Cómo distribuir la belleza?;
¿Cómo generar espacios y prácticas saludables?
¿Cómo aprender a escuchar al corazón si estamos acostumbrados a responder a la razón?.

Abrazos desde Buenos Aires!


LF/09




[3] Video reportaje: “La Ciudad es la Solución” Producido por la Casa Warat Buenos Aires, 2009.

0 comentarios: