18 de noviembre de 2009

Todos juntos


Sobre ser ciudadano

El viernes tuvimos una conversacion con Leopoldo, Patricia y Alicia que me dejó picando varias ideas, que creo no consegui comentarles lo que estaba sintiendo y vengo desde varios años pensando sobre como se tornaran viciosas algunas de las ilusiones que nos sostiene en la convivencia tradicional en sociedad.

Aprendimos desde pequeños a bendecir y dar nuestro beneplácito a ciertas ideas que fueron con el tiempo, perdiendo nobleza e importancia Una de ellas es la idea de ciudadano.

Ser ciudadano lo vivimos como algo importante y que nos embebe de pertenencia a un colectivo. Sin embargo la palabra nos trae hoy sus bemoles. Ser ciudadano trae connotaciones excesivamente individualistas. Soy yo y la patria. Eso no es bueno.

Hoy prefiero hablar de una connotacion de ciudadania que comprenda la otredad. Pienso la ciudadania, actualmente como una cartografia rizomatica, un devenir de entrecruzamientos con los otros es el tramado de un entre nos que me hace gente, ciudadano.
Al ciudadano lo veo, yo particularmente ,como un"entrenos".

Creo que deberiamos hablar de una ciudadania de la alteridad, no de ciudadanos esta segunda opcion nos remite a una idea de sujeto que la historia se llevó. La ciudadania precisa empezar a ser vista como lo que yo puedo hacer, de nuevo con el otro en la ciudad.

La ciudadania como la producción de lo nuevo o de la diferencia con el otro. Las concepciones normativistas de ciudadania no me convencen casi en nada.Ser ciudadano que un sujeto que tiene capacidad de reinvidicar un catálogo de derechos fundamentales me dice poco y nada.

Mis devires de subjetividad no pueden ser reducida a un conjunto de apelos normativos. La concepcion normativista de ciudadania, y para eso no puedo escaparme de Kelsen, ve a la ciudadania exclusivamente como el ambito personal de validez de las normas positivas.
La persona que carga a la norma de sentido a nivel de ambito personal. No podemos quedarnos con esa redución. Los neoliberales y los lugares donde la majestad dice su voz.


Luis Alberto Warat (2010)

0 comentarios: