10 de octubre de 2009

Ciudades sensibles 1


Cuestiones (abiertas) sobre ciudades sensibles

Por Leopoldo Fidyka

(*) Abogado UBA, Magister en Dirección y Gestión Pública Local UIM, Universidad Carlos III, Universidad Internacional Menéndez Pelayo, España

I Entrega



“Ciudad sensible, no es la de bellos edificios sino aquella más cerca de los corazones...”

Estructuramos nuestra vida en ciudades, ella es nuestra casa, nuestro espacio común, ello nos lleva a la urgente necesidad de repensar nuestra forma de abordarlas, vivirlas, gestionarlas y planificarlas. Quizás falte algo, quizás falte exteriorizar e incorporar los sentimientos: Ciudades sentidas, ciudades que sientan, ciudades que permitan sentir.

El pensamiento por una ciudad mejor, no es nuevo aunque la temática en los últimos años tomo una singular trascendencia.

Ya desde antigüedad surgió la búsqueda por la Ciudad Ideal en procura de las características que debía reunir una ciudad para el desarrollo de los hombres teniendo en cuenta su bienestar físico y sus necesidades sociales. Desde distintas perspectivas y contextos como Platón, Vitrubio, Al Farabí, Leonardo Da Vinci, Tomás Moro, Le Corbusier, entre muchos otros, reiteran su preocupación por este aspecto, sin embargo, los años pasan y los problemas se acrecientan, por lo que algo estamos haciendo mal, las ciudades permanentemente vienen reproduciendo muros, barreras (espaciales y físicas), degradaciones, desigualdades y exclusiones.

Pero llegamos a este punto, quizás por varios sesgos culturales[1], los cuales serán importante tener en cuenta para hacer efectivo el pleno ejercicio de los derechos humanos y la ciudadanía en clave sensible.

El individualismo, “del sálvese quien pueda” que deja afuera la solidaridad y la construcción colectiva.

El racionalismo, como única fuente de entrada para abordar y comprender los fenómenos.

El antroprocentrismo, de ver al hombre como dueño de la naturaleza, que llevó a atrocidades contra el ambiente y nosotros mismos.

El economicismo, que solo valora lo medible o redituable desde el punto de vista material.

La representación "formal" de la democracia como delegación "abstracta", donde se incluye también a los marcos normativos.

El sesgo masculino-patriarcal de la sociedad contemporánea.

Es decir el pensamiento fragmentado, instrumental nos llevó por caminos alejados de la sensibilidad.

Se entendemos por sensibilidad la facultad de sentir algo, la capacidad de respuesta o la inclinación a dejarse llevar por los sentimientos, llevado esto, al plano exterior o urbano, ciudades sensibles serían ciudades que sienten, ciudades que perciben o incorporan los sentimientos, o ciudades que permiten o facilitan expresarlos.

Se generan “de adentro hacia fuera”, dado que intenta explicitar los sentimientos más sublimes de los seres humanos; “de abajo hacia arriba”, porque se despliega desde la misma ciudad; “de aquí al mundo y del mundo hacia aquí”, porque integra la relación global-local y viceversa, pone en consideración la búsqueda en la identidad pero sin resignar a la apertura y la diversidad cultural.

Una ciudad sensible no permite el sufrimiento, la degradación ambiental, social y cultural. Se piensa con clave de género y de igualdad de oportunidades e integra al todo y a las partes.

Sería una ciudad educadora, saludable, creativa[2], pero más mucho más allá, por lo tanto también, solidaria y afectiva.

Se distingue de las demás ciudades y redes que pone su eje en la alteridad, en los encuentros, en los afectos y en la alegría, pero lejos de ser un concepto cerrado, la ciudad sensible, es una idea abierta, progresiva y en construcción.


Sigue...


[1] Más sobre el particular en Formación en Cultura Democrática”, de Elizalde, Antonio y Donoso, Patricio: documento presentado por los autores en el 1er. Seminario Nacional de Formación Artística y Cultural organizado por el Ministerio de Cultura y realizado en Santafé de Bogotá del 27 al 29 de julio de 1998.

[2] Existen redes internacionales de ciudades educadoras (Asociación Internacional de Ciudades Educadoras AICE) impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona cuya sede en Argentina es Rosario; Municipios y comunidades saludables OMS/OPS; y Ciudades Creativas UNESCO, del 22 al 24 de octubre se realiza el Madrid el I Congreso Internacional de Ciudades Creativas organizado por la Universidad Complutense.

0 comentarios: