17 de julio de 2009

De novela


Se Vieron una sola vez. El vestía de chaqueta y se encontraron en un bar que ya no existía. Se conocieron porque eran los únicos que no estaban en el lugar correcto. El tenía ojos y mirada como de cualquiera, escapaba a la atención del mundo como cualquier hoja seca abrazada al suelo en otoño. Ella era un abismo y escondía sus alitas en los bolsillos. Música, dos litros de cerveza, quesadillas y un beso. No había taxis en Avenida España.

Extraído del blog http://male-ficio.blogspot.com/

0 comentarios: