28 de mayo de 2009

Estoy profundamente conmovido


Son cosas que a veces pasan en la vida. Estando un tiempo en Buenos Aires no me enteré de la muerte de August Boal. Hoy dado una palestra en Londrina, de repente surgió el nombre de August y la noticia me desmoronó por completo, como si una bomba fuera arrojada sobre mí. Qué pérdida para la cultura, se va un hombre excepcional, que me dió mucho, del que aprendí mucho. Tuvimos pocas ocasiones de encontrarnos, pero esos encuentros me marcaron, me aproximaron mucho a ese gran hombre, hasta el punto que o sento cmo a mor d un amigo, ainda que pudmos, pudoe difrutar poco de su presencia cordal. Quedaron algunos proyectos comunes que siempre nos prometimos, o me prometí retomar y nunca la vida selló la oportunidad para hacerlo. Pensaba que cuando me instalara en Río podríamos hacer algo juntos, o con Cecilia Boal, pero Río no llegó todavía para mí. Pensé hacer juntos algunos de los proyectos del curso de Derecho da Spei (llegué inclusive a comentarlo hace un tiempo en el blog) pero el MEC todavía no terminó de aprobar el curso. Un poco antes de Boa morivi en la TV justicia la repetición de una entrevista de él. Es el recuerdo final que me llevo de el porque hacía mucho que no lo veía personalmente. La última vez que estuve en Río hablé con Cecilia. No sé bien qué decir. No creo en este momento encontrar palabras bonitas para amortiguar el dolor que siento. Creo que lo mejor para la ocasión es dejarme llevar por un silencio que me permita recordarlo.

0 comentarios: