11 de mayo de 2009

El derecho a escindir

Pocas veces el Acordeón (suplemento cultural de el Periódico) nos trae tan buenas noticias como en su edición del domingo recién pasado y es que Anagrama edita dos nuevos libros de Michel Onfray al español, el mundo desde hace aproximadamente 2,400 años tiene un canon por el cual regirse, y este es el listado de ideas y actitudes escritas y empleadas por Platón, que si bien en la época griega revistió cierta importancia, con la llegada del cristianismo se afincó de una vez y para siempre, pues qué es en el fondo el cristianismo sino el simple reciclaje del pensamiento platónico, de igual forma la larga lista de filósofos que han sido descritos, no sin cierta verdad, como una nota al pie de pagina de éste, de San Agustín a Marx, aderezándolo con sus propios matices claro está.

No es sino con Nietszche que por fin nos sentimos un poco más liberados respecto a nuestra inconformidad hacia la forma en que se nos había impuesto el mundo y es que querámoslo o no de manera implícita viene en nosotros el pensamiento platónico, aún y cuando nunca halla tomado un libro de filosofía el chiclero de la esquina es un platónico empírico, el brocha de la camioneta también lo es y si les rebatimos esas ideas, que ellos toman como verdades, corremos el riesgo incluso de salir linchados, tenemos por ejemplo el caso cotidiano de la gente que se dice de izquierdas y que con suma frecuencia despotrican contra la iglesia, pero que cuando se les habla de pensamientos de fondo, salen a defender los valores que ésta defiende con más fervor que los que asisten todos los domingos, o sea las diferencias son de forma pero no de fondo.
Todo esto no implica que no hallan habido pensadores que escindieran de dicha forma de concebir el mundo, incluso desde la época misma de Platón ya existían filósofos como Diógenes “El Cínico” o Pirrón que lo hicieron, luego vendrían Friedrich Nietzsche o Mikhail Bakunin y otros con los que en un arranque de rebeldía crecimos identificados, pero gente como Onfray lo hacen a uno no sentirse tan sólo y es que por primera vez intenta articular, con la aparición de los primeros dos tomos de su Contrahistotia de la Filosofía, un canon alternativo, basado en los pensadores que generaron sus postulados al margen del pensamiento hegemónico.


Autor por otra parte de libros como Tratado De Ateología, Antimanual De Filosofía o Cinismos, Tratado De Los Filósofos Llamados Perros, trabajos en los cuales va desglosando esa no tan nueva, pero si ninguneada, forma de ver el mundo, uno en el que entendamos, entre otras cosas, al cuerpo no como una atadura y causal de todos los males que a fin de cuentas nos condenarán, sino como el medio para experimentar acá y ahora todas las dichas y los placeres de que nos provee la vida, tomar la plenitud y no el ascetismo, la sensualidad y no la abstinencia como razones de existir, creo que acercarnos a su obra es un buen punto de partida para empezar a experimentar en nuestras vidas una filosofía del hedonismo, sé que no nos será fácil, pero podemos intentarlo…

0 comentarios: