3 de noviembre de 2010

estos días


En Buenos Aires encontré un mar

(a propósito del encuentro anual de la Casa Warat)


Un encuentro muy rico, bello, en que personas sensibles se reúnen para compartir los sentimientos más nobles de alteridad y fraternidad.
La pregunto que mueve la búsqueda en común por un derecho plural, aproximado del arte y del amor es la siguiente:
¿Como librarse de las esposas de la racionalidad que orienta a nuestros juristas?
Las respuestas emergen como burbujas en agua hirviente; son muchas y todas cuestionadas, debatidas, cada cual con su peculiaridad. El momento es de pura reflexión. Reflexionar sobre un nuevo devenir, sobre nuestras actitudes, sobre nuestros trabajos, nuestras vidas. El cambio es casi inevitable para todos.

La sensación de estar delante de un mar totalmente desconocido de colores diversos y que permite percibir una línea en el horizonte, sin que sea posible, identificar su inicio y tampoco su fin.
La diversidad, nos aproxima y la sensibilidad nos une, en un espacio abstracto, sin piso, pero presente en cada mirada, en cada corazón, que todos llamamos con ternura, Casa Warat.


Isabela Borba

Buenos Aires, novembro de 2010


.

1 comentarios:

Isabela dijo...

Gracias Luis! Besos en su corazón.