5 de octubre de 2010

La Casa Warat el lugar de los atravesamientos sensibles y esquisos


La casa Warat el lugar de los atravesamientos sensibles y esquizos

Luis Alberto Warat

Uno de los miembros fundadores de la casa


Primera parte

No quiere en este ejercicio de presentación de la casa elaborando un manifiesto, ni tratar de formular una serie de conceptos, al modo tradicional de la academia universitaria. Pretendo ir navegando cartográficamente al encuentro del coro de voces que van a ir trazando lo que es la Casa Warat como una construcción colectiva en devenir, sí un devenir colectivo, una sombra que deviene para realimentarse del resto de las sombras. Cada uno de los miembros de la Casa es un plural.

Adherirse a la Casa es tomar la decisión de un retorno o una recuperación de lo adámico, aquel momento en que nacen las saudades de la primera mamada y el bebé comienza a sentir la vida, el mundo y los otros desde un prisma únicamente sensible. Lo sensible es el primer modo de entendimiento del niño. Una comprensión, por el momento lejos de la cultura, mucho mas cerca de lo animal, produce una razón sensible.
En esa etapa, ser niño es ser un última etapa los convierte en exclusivamente inteligentes, haciendoles olvidar su condición animal. animal sensible. Luego la cultura toma cuenta de los nuevos miembros de la especie y los va tansformando en animales inteligentes , y en una última fase en exclusivamente inteligentes, haciendoles perder su condición animal unívoco, de pensamiento único manipulados equivalente a la pérdida de la sensible.

Asi nace el hombre masa, solidificado y cristalizado por su cultura. Un hombre de pensamiento único, que fue incorporado a tantas prisiones que termino por sustituir el plural de voces que potencialmente lo integaban por una gran sombra donde se articulan las prisiones que le sirven a la cultura para encuadrar al hombre en un extenso y múltiple campo de exterminio. Estoy llamando campo de exterminio a las diversas instituciones de la cultura donde los hombres pierden todo posibilidad de buscar su autonomia, o libertad, como quieran llamarlas.

Durante mi vida me ocupé de alguno de esos campos de exteminio: La institución educativa; las instituciones juridicas ( tribunales, lugares donde se pretende, cinicamente recuperar a laos niños y adolencentes infractores, obteniendo como resultada su exterminio) y el tercer campo seria el de las instituciones de la salud, desde las que deberian prorcionar mejor calidad de vida, el desenvolvimiento ecológicamente sustentable y la salud mental autónoma. Debo confesar que las que más tomaron mi tiempo fueron la institución educativa y la jurídica.

La cultura valiéndose de elementos racionales excedidos en sus funciones, (que tornan a la razón y a lo racional algo extremadamente corrosivo) implementa en la sociedad la dictadura de lo trivial y del lugar común que va minando, sutil, ente los medios emocionales y de conviviencia.

La Casa Warat, se propone mínimamente destruir este engendro que desde el paradigma de la modenidad viene siendo llamado educativo. Muchas veces un exceso de denuncias termina siendo inocuo. Se debe desconstruir en la justa medida. Esa mirada desconstructiva pasa por la búsqueda de las señales de lo nuevo, una propuesta para crear. Denunciar sin proponer otros caminos es paralizante. Una tercera pierna que inmoviliza.

La función de un intelectual está cambiendo bastante, para bien de todos. Sus preocupaciones ya no pasan más por la de elaborar conceptos abstractos, desprovistos de la historicidad de cada uno de nosotros, para producir entes serializados, que hacen de las universidaes fábricas de producción de pinguinos.

Las universidades producen pensamientos univocos, standarizados. En su reemplazo, la Casa Warat junto con otros espacios, universidades abiertas, sin muros, proponen la sustitución de lo universal-universitario, por la multiversidad, el plural de voces que quieren hacen un nuevo coral para cantar a la libertad individual y coectiva.
Lo multiversitario reinvindica lo emocional y la sensible en sustitución de lo racional , abstracto y conceptual de una razón instrumental que estuvo siempre al servicio de la normalización seriadas que en el fondo respondieron, a ideologias que buscaban adaptrse al poder de turno.

Ese enorme territorio de dominaciones que configuraron la educacion universal y unívoca de lal paradigma modernos, precisa comenzar a ser desoido no creo que reformado, sino lisa y llanamente revolucionado. Descalificando su principal arma de dominacion ideologica, que es la idea de verdad.

Una verdad organizada en teorias que en su abstracción clama un ideal de pureza, que no es otra cosa que el ejercicio de un tremendo poder vestido siempre con ropas de cordero. Lo tremendo es que ese poder, que simula su mansedumbre, aniquila nuestra sensibilidad y nuestra creatividad. Nos toma prisioneros, nos hace circular por diferentes tipos de cárceles, de las que tremendamente dificil escapar: ¿Por qué?
La respuesta está bastante a la vista aunque no la conseguimos ver: Ejercitando ese poder puro se destruye las unicas armas con las que podriamos romper las cercas de las prisiones institucionales y trazar los planos y estrategias de fuga rumbo a la libertad.

La condición moderna nos engaño bastante, nos direcciona a la búsqueda de elementos exteriores para hacer la revolución que nos lleva a la autonomia. Ese camino va a la nada.
Solo mediante la tranformacion de nuestros posibilidades de devenirnos otros , imcorporando de la otredad lo sensible y creativo podremos alcanzar nuestra autonomia. La razón abstracta no conduce a la autonomia, lo sensible y creativo sí.

A mi trabajo universitario, en los más de cuarenta años que estuve en la universidad me falto una pata: La autonomia subjetiva no es un trabajo sobre lo educativo y lo politico-juridico, es también y principalmente un trabajo sobre la salud mental.
Como vamos a poder trabajar sobre la autonomía de la subjetividad con jueces y politicos que deliran (las dos actividades se sustentan en discursos delirantes), y una educación que en nombre de la razón reeiventa psicóticamente el mundo hasta donde podemos pensar que la palabra es entendimiento, si el lenguaje es tan acesible como inaccesible.

Si yo solo existo por y a través del otro y ese otro está en permanente estado de fuga ¿Cuál es la naturaleza de mi otredad constitutiva?
De repente se me cae la ficha: un largo proceso, nada súbito. La revolución educativa, la fuga de este modelo toxico solo se puede ejecutar aprovechando los aportes del esquiso analisis.

No existe revolución educativa sin revolución en la subjetividad. El cambio la revolución educativa se da a partir de la sensibilidad y esta es un componente, que sin toxinas se da en lo mental. Se interviene en la salud mental esquizo educando por lo sensible.
La educación es un arte: el arte de excederse, derrochar, trasbordar y dejar restos. Es decir es el arte de lo barroco, como lo caracteriza Carlos Fuentes (en su excelente trabajo publicado en el Diario Pagina 12, el jueves 16 de septiembre del 2010).
Esa revolución educativa por lo barroco, por lo dionisiaco, por lo epicuriano tiene cabida y constituye el perfume que imprega toda la Casa Warat.


.

0 comentarios: