20 de agosto de 2009

Homenaje a Dilsa Mondardo


Ayer hice una pequeña nota sobre la Conferencia magistral en el Colegio de la Magistratura y terminé hablando del clima mágico que pudimos constituir (todos juntos) en la Maestría de Derecho de la Universidad Federal de Santa Catalina en su década de oro. De repente comencé a hablar de Paulo Blasi y se me hizo un blanco y me olvidé de hablar de Dilsa Mondardo. Posiblemente porque Dilsa siempre fue el super ego blasiano, como la directora de Secretaría de ese Mestrado fue la madre suficientemente buena para todo. Ella fue una pieza fundamental de esa magia. Supo sensualmente circular entre profesores y alumnos y encender la chispa mágica en todos. Pasado ese período de oro tuvo algunos problemas con algunos coordinadores que querían abortar el alma de la magia y entrar en el choque con Dilsa. Finalmente cuando quedan tenues brasas del fuego mágico, el Mestrado en Santa Catalina la traicionó. Pero ella gracias a esa traición adquirió la gloria de los Iluminados, y hoy trata nuevamente de provocar o de reencender la llama mágica en la Escuela de Magistratura de Santa Catalina, que hoy tiene más condiciones que el Mestrado de la USFC para reencontrarse con la llama mágica que se perdió entre los pliegues de la historia.

0 comentarios: