21 de agosto de 2009

Diálogos rizomáticos entre dos comediantes de mar

Inventemos la trascendencia afectiva negando la historicidad





Albano: Escribiendo anoche para ti, quedó muy claro para mi, estoy absolutamente convencido que la vida no tiene ningún sentido. Existe un sin sentido estructural en la existencia que nos negamos a admitir. Inventamos todo tipo de trascendencias ilusorias, apelamos a todos los dueños de florestas imaginables, buscamos en todos los bosques salvajes. Inutilmente. La vida no tiene sentido. Paradojicamente, precisamos ilusionarnos con un sentido. Lo buscamos por todos lados, hasta terminar descubriendo que el sentido de la vida está en la necesidad de fabricarnos una ilusión de su sentido.
El resto es el nirvana. Precisamos sublimar en el arte, en la ilusión o en el amor, que para ilusionarnos sobre el sentido tenemos que convertir ese amor en deseo, es decir, en frustración. Porque la ilusión del sentido se da en el amor cuando conseguimos llorar una pérdida. Esas lágrimas contienen la ilusión de un sentido. La lluvia está cayendo, la veo por la ventana, me está inundando de ilusiones.

Luis Alberto Warat

La flor de mi deseo está muerta


Mi mujer idealizada,la flor de mi deseo la mujer que por tantos anos habito mi reserva salvaje ,hoy esta muerta en un sofa ,con esa serenidad de lo inaxcesible y de lo hinabitable ,solo con una flor en la mano,que alguno de mis deseos persistentes deposito en su cuerpo desnudo de amor ya sin vida

0 comentarios: